¿QUIÉN ERA PALME?

Anna Balletbò. Septiembre 2005

Olof Palme reconocía que su formación política no había surgido del movimiento obrero, pero consideraba que pertenecía al mismo por haber entrado en él a fuerza de trabajar de acuerdo con las condiciones impuestas por el mismo movimiento. Pero los orígenes de Palme eran burgueses.

Durante siglos sus antepasados paternos fueron pastores en los campos de Suecia, pasando posteriormente a incorporarse en el ejercicio del servicio público al sur del país. Su abuelo paterno fue oficial de artillería y mientras de día ejercía como tal, por la noche llevaba la contabilidad de una pequeña compañía de seguros, y acabó abandonando el ejército para acabar convirtiéndose en el propietario de aquella pequeña empresa, bajo cuya dirección llegó a destacar económicamente.

La pasión política de Palme algo debía tener que ver con dicho abuelo, ya que, a parte de empresario y militar, ocupó un escaño en el Parlamento sueco en las filas de los liberales de izquierda próximos a los socialistas. Las críticas que recibieron los militares respecto a su posición en el Estado Sueco antes de la Primera Guerra Mundial y las voces críticas con el presupuesto que recibían, no pudieron ser asumidas por el abuelo de Palme, como antiguo oficial, que evolucionó hacia la derecha del partido para acabar abandonando la política.

La historia del abuelo paterno de Palme tiene especial interés por cuanto se había casado con una finlandesa cuyo padre fue miembro del Gobierno de Finlandia y cuyo hermano fue jefe de la resistencia contra los rusos antes de la Primera Guerra Mundial, convirtiéndose posteriormente en uno de los héroes populares de la lucha por la independencia nacional.

Palme se vio influenciado por dicho abuelo, pero especialmente por la abuela finlandesa, que falleció casi centenaria y que siempre se manifestó muy interesada por la política ilustrando al joven Palme respecto a los viajes que había hecho a través de toda Europa hasta Rusia para llevar mensajes incluso al anarquista Kropotkine. Esta abuela sembró sin duda en Olof la semilla y el interés por el anarquismo, que posteriormente y durante su visita a Barcelona invitado por la Asociación de Amigos de las Naciones Unidas de España, en noviembre de 1985, manifestaría con su interés en visitar la exposición de la CNT que se exhibía en la Plaza del Rey. La abuela paterna estuvo siempre muy preocupada por la cuestión finlandesa y convirtió la casa de los abuelos en un santuario para los refugiados facilitando el contacto entre ellos.

Una hermana del abuelo paterno fue institutriz y estudió en Gran Bretaña, donde se casó con un médico italiano. Su hijo primogénito, Radji Palme Dutt, primo de Olof, ocupó la Secretaría General del Partido Comunista inglés y fue también redactor jefe de la revista del partido. Falleció en 1975.

Un sobrino de la abuela finlandesa fue también durante años el jefe del Partido Sueco en Finlandia y formó parte de diversos gobiernos, desempeñando un importante papel como Primer Ministro durante la negociación con los rusos.

El cuadro familiar de Palme se completa en la rama materna, de orígenes sociales similares a los del padre, y entre los que se contaban diversas generaciones de pastores. Pero, los orígenes maternos eran alemanes. En Riga, capital de Letonia, el abuelo materno presidió la Universidad Técnica. Así pues, su madre perteneció a la minoría germana y cuando fue deportada junto con la abuela de Palme durante la Primera Guerra Mundial, consiguió refugiarse en Suecia, donde conoció al padre de Palme, que había sucedido al abuelo al frente de la compañía de seguros.

Después de quedar viuda, la madre de Palme prosiguió los estudios de medicina que había iniciado en Riga tras estudiar el bachillerato ruso, abandonándolos posteriormente para dedicarse primero a la defensa civil y más tarde a las campañas feministas para la igualdad de derechos.

Así pues, vemos a un Palme con importantes ascendentes políticos en la rama paterna e inquietudes sociales y feministas por parte materna.

Hay que imaginar a ese joven nacido el treinta de enero de 1927 en Estocolmo quedando huérfano en 1934 a la edad de siete años, debilucho y enfermo como su madre, los dos tuberculosos. La tuberculosis, que yo también padecí, era una enfermedad de largo recorrido, que obligaba a largos descansos, prudente gasto físico y permitía leer mucho. El aislamiento obligado para evitar el contagio no permitía grandes diversiones en compañía de terceros y, en consecuencia, la parte positiva de la obligada soledad era el despertar intelectual de la mano de la lectura. Palme aprovechó su tuberculosis para leer mucho y aprender algunos idiomas extranjeros, hasta que pudo seguir con normalidad sus estudios en el Instituto de Sigtuna. La viudez de la madre comportó la opción en internado, que según el mismo Palme confesaría, era poco corriente en Suecia y que, en su caso, venía obligada por el hecho de que la madre viuda debía trabajar, y que, según Palme: “le era difícil ocuparse de mí“.

De esta experiencia en el internado le quedó a Palme una cierta aversión por el sistema escolar sueco, que le llevaría posteriormente a plantear en Suecia la batalla de la educación cuando en 1967 fue nombrado Ministro del ramo y favoreció la reforma de la antigua escuela sueca clasista, en donde había una enseñanza para los campesinos y obreros, otra distinta para las clases medias, y finalmente una diferente para las clases más favorecidas.

A los diecisiete años, Palme había obtenido el título de bachiller, se incorporó al servicio militar en caballería y posteriormente iniciaría los estudios de Derecho.

La inquietud política de Palme se inició con su incursión al ejercicio del periodismo al aceptar el ofrecimiento de entrar a trabajar en un periódico conservador. Las críticas a Palme en relación a sus posiciones derechistas surgen evocando esta época y también la beca que obtuvo para estudiar en los Estados Unidos y que le fue concedida en 1948, lo que le permitió seguir estudios en el Kenyen College de Ohio, uno de los mejores de Estados Unidos.

La vocación internacional de Palme tiene que ver con esta época, en que los jóvenes suecos se habían sentido totalmente aislados en los hielos nórdicos europeos durante todo el período de la Segunda Guerra Mundial. Estaban como encerrados en un ‘fuera de juego‘ que después de la guerra les incitaba, y en el caso de Palme de forma especial, a abrirse al mundo. Una vez obtenido su título de ‘bachelor of arts‘, Olof Palme viajó durante más de tres meses a través de treinta y cuatro estados norteamericanos.

En la entrevista ya citada y concedida a Serge Richard, Palme afirma: “Hay dos maneras de abordar los temas importantes: por medio de la discusión ideológica y teórica o bien a partir de las realidades sociales. El obligarme a practicar el segundo método, durante el periplo de tres meses por Estados Unidos, determinó mi manera de aprender de los acontecimientos”.

De regreso a Suecia, consiguió terminar los estudios de Derecho y comenzó a trabajar en el sindicato de estudiantes, donde fue elegido Secretario de la Unión Nacional de Suecia, posteriormente, responsable de la comisión internacional, y finalmente Presidente de la organización. Eso le dio los medios y la oportunidad para salir del marco exclusivo de los estudios y ocuparse del Tercer Mundo, luchar contra el racismo, y fue el principio de una larga serie de viajes y campañas, todas ellas dirigidas a hacer salir a los suecos de su confortable posición de simples observadores neutrales.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

A %d bloguers els agrada això: