PALME Y ESPAÑA

Anna Balletbò. 09/2005

Los adversarios dle Oof Palme lo solían acusar de ‘tercermundista’ y de desatender sus obligaciones europeas como Primer Ministro sueco. Para el dirigente sueco Pierre Schori -de larga trayectoria política en la socialdemocracia sueca, próximo colaborador de Palme, autor entre otros del libro ‘Olof Palme: Reformista sin fronteras’ y que ha ocupado distintos cargos en gobiernos suecos y representado a Suecia en destinos diplomáticos a lo largo de muchos años-, la afirmación era grotesca. En realidad Palme era un ferviente europeísta, pero su compromiso comprendía tanto la Europa Occidental como la Oriental. Salvo contadas excepciones, la derecha europea no participó lo más mínimo en la lucha contra las dictaduras de Europa Occidental, léase España, Portugal o Grecia, ni contra el colonialismo portugués. Por el contrario -y como años después diría la Embajadora de Estados Unidos en Naciones Unidas Kilpatrik al respecto de Pinochet, ‘es un hijo de pu…, pero es nuestro hijo de pu…’-, dieron mínima importancia, a los fascismos imperantes en nombre de su feroz anticomunismo, mientras acusaban a la socialdemocracia de ingenua. En Grecia y Portugal no había existido nunca una socialdemocracia digna de dicho nombre, y aunque España contaba con tradición democrática anterior a la dictadura franquista, arrastraba la herida de una sangrienta guerra civil.

Tanto en Grecia como en Portugal como en España fueron tres dirigentes socialdemócratas, Andreas Papandreu, Mario Soares y Felipe González quienes condujeron a sus respectivos países al seno de la Unión Europea. Hay que señalar que en el caso de Grecia fue un pequeño partido completamente nuevo, el PAK, fundado por Andreas Papandreu en Estocolmo, el embrión del futuro partido socialista PASOK.

Recuerda Schori en el libro antes citado el apoyo de los socialistas suecos a Felipe González cuando éste era un sevillano de 30 años recién elegido presidente del PSOE en 1972 y que por razones de seguridad utilizaba el pseudónimo de Isidoro. Fue a petición de González y de Alfonso Guerra que en 1974 viajaron por Suecia a fin de estudiar la organización municipal, las actividades de partido y de los sindicatos, así como el sistema de educación de adultos. Y fue también en la sede de partido socialdemócrata sueco que por primera vez, en una conferencia de prensa a la que sólo asistieron cinco periodistas, Felipe González y Alfonso Guerra se presentaron públicamente con sus verdaderos nombres.

Tras la muerte de Franco en 1975, el PSOE se posicionó convocando el XXVII Congreso, de forma no clandestina sino abierta, en los bajos del Hotel Meliá Castilla de Madrid, en diciembre de 1976. Olof Palme fue el invitado de honor a dicho congreso. El PSOE sabía lo odiado que era su invitado central por parte de la extrema derecha, cuando con motivo de las últimas ejecuciones franquistas el dirigente sueco recorrió las calles de Estocolmo con una hucha de plástico transparente recogiendo fondos para la oposición. Palme entró fuertemente escoltado por militantes socialistas del equipo de seguridad. Sus palabras provocaron sonorosos aplausos:
– “Ahora el pueblo español se está liberando de los demonios del pasado”;
– “¿Quién puede creer que este proceso no es irreversible? Un pueblo no puede vivir su vida sin democracia”;
– “Evidentemente no hablo de la España oficial; hablo de la España verdadera y de la España futura”;
Y recordó que la democracia ya existía en España y se practicaba no sólo en el mismo local donde se celebraba el Congreso, que calificó de “suelo libre y liberado”, sino que recordó que la democracia había penetrado en partidos, sindicatos y asociaciones culturales, comités de barrio y movimientos populares, donde cientos de miles de miembros respiraban el aire de la libertad y convivían de forma democrática.

En julio de 1977, cinco años más tarde de que Felipe González fuera elegido Presidente del PSOE, España celebró sus primeras elecciones libres y democráticas. El PSOE obtuvo el treinta por ciento de los votos y otros cinco años más tarde, en 1982, tras cuarenta y tres años de exilio y clandestinidad, los socialistas llegaron al poder y obtuvieron la mayoría absoluta.

Palme apoyó siempre la entrada de España en la Unión Europea. En la primera visita oficial a España de un Primer Ministro sueco en 1984, fue preguntado acerca de la entrada de España en la CEE. Dio su opinión favorable. Siete meses más tarde de dicha visita, y diez años después de la primera visita de Felipe González a Suecia, González y su esposa Carmen Romero devolvieron a Palme su visita viajando a Suecia. Era el mes de agosto de 1985, año en que la Asociación de Amigos de Naciones Unidas en España había propuesto al dirigente sueco para entregarle el Premio de la Paz; y el Primer Ministro español se había ofrecido a entregar la carta a su amigo. España ya había firmado el acuerdo de ingreso en la CEE y se había celebrado en Madrid la Conferencia de Seguridad y Cooperación Europea. El Estado Español había conseguido ya el reconocimiento en el contexto europeo y mundial como nación libre y democrática.

Felipe González y Olof Palme mantuvieron siempre una estrecha relación personal y mutua afinidad. Los dos habían accedido al poder en 1982 y solían consultarse con frecuencia respecto a diversos temas. Felipe González comentó públicamente uno de los consejos que le dio Palme una vez que estuvieron hablando sobre cómo debía actuar un Primer Ministro en el campo de tensión que solía producirse en los Consejos de Ministros entre el Ministro de Haciendo y los restantes, que siempre exigían más recursos para sus departamentos: “Dale la razón al Ministro de Hacienda en el 98%; apóyalo sin fisuras, pero utiliza el 2% restante como margen de negociación con los otros Ministros”, le había respondido el dirigente sueco.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

A %d bloguers els agrada això: