SEMINARI “DONA I DRETS CIVILS ALS PAÏSOS ISLÀMICS”

Ponència d’Anna Balletbò al Palau de Pedralbes el 21-10-06

Ilustrísimas representantes de la Generalidad de Cataluña, de la Agencia Española de Cooperación Internacional, del Ayuntamiento de Barcelona y de la Diputación de Barcelona, gracias por acompañarnos. Quiero agradecer su presencia en este seminario a todas y todos los ponentes y de forma especial a aquellas que han realizado un largo viaje desde Afganistán, Palestina, Siria, Estados Unidos y de otros países árabes.

Creo imprescindible explicarles que la iniciativa de este seminario surgió de laAECI, Agencia Española de Cooperación Internacional con el objetivo de poneren común las distintas realidades en que viven las mujeres en los paísesislámicos, sus marcos legislativos, derechos civiles, derecho de familia, etc, y ala vez facilitar el contacto con mujeres de distintos países europeos yespecialmente españolas y también con representantes de agencias internacionales, ONG, etc.

A lo largo de mi vida política y asociativa he comprobado lo beneficioso que resulta compartir ideas, iniciativas y especialmente establecer lazos de solidaridad y cooperación entre mujeres. Es sin duda una gran riqueza poder decir que aquí hoy hay mujeres con las que llevo trabajando con amistad desde hace 10, 20 e incluso 30 años. El valor de la amistad es sin duda un bien superior del que he podido disfrutar con muchas de vosotras a lo largo de los años, no importa el origen del país, la distancia, las diferencias culturales, de idioma e incluso de raza.

La amistad es un flujo de sentimientos, de afecto de conocimientos de reciprocidad que nos hace más fuertes, más potentes y nos ayuda a crecer en nuestro interior frente a la adversidad, la discriminación e incluso ante la duda. Sí, la duda entre nuestros anhelos y deseos individuales y aquello que las sociedades en que vivimos consideran si tenemos o no derecho a reclamar y obtener.

Y fíjense amigas que con años de reflexión y amistad hemos ido aprendiendo que la única duda que debemos rechazar es aquella que nos impide crecer, desarrollarnos, avanzar hacia fuera pero también hacia dentro. No debemos tener dudas respecto a la bondad de aprender, de conocer, de comprender que las mujeres tenemos unas capacidades infinitas que debemos desarrollar y mas aún que no puede existir sociedad justa, que es un nivel más profundo de la sociedad democrática, si nosotras las mujeres que vivimos en ella no podemos ejercer como seres humanos de pleno derecho y deber.

Si leemos con libertad las enseñanzas que contienen el Antiguo y Nuevo Testamento y el Corán veremos que existe una gran distancia entre unos textos abiertos, llenos de simbolismo y las interpretaciones interesadas a lo largo de los siglos han adoptado las distintas iglesias, todas ellas, por cierto gobernadas por hombres.

Es natural que una persona creyente, opine, valore y juzgue teniendo en cuenta sus creencias. Nadie se desprende de una parte importante de sí mismo a la hora de valorar o actuar, nada tenemos que decir al respecto. ¿Puede el Islam palabra cuya traducción estricta significa ABANDONO, se sobreentiende a una voluntad divina y que une dos referentes por un lado la religión fundada por Mahoma en nombre de Ala en el siglo VII y por otro el sistema político y jurídico social y cultural que se deriva de ellas ser LAIZABLE? ¿Podemos dialogar?. Parece que sí. Hay estados de musulmanes, que al mismo tiempo son un estado laico- Turquía es un ejemplo.

En el camino de la comprensión y el intercambio los propongo un ejercicio que consiste en pasar de las grandes palabras a la práctica concreta. Por ejemplo a nivel genérico todas coincidiríamos en señalar como grandes valores LA PAZ, LA SOLIDARIDAD Y LA LIBERTAD.. Pero estos valores escondidos detrás de grandes palabras, solo se convierten en bienes cuando dejan de ser ideas y pasan a ser realidades, cuando se convierten en valores en uso porque funcionan, porque se aplican. Eso quiere decir por ejemplo que la libertad como valor solo se convierte en un bien ciudadano cuando adopta la forma de libertades concretas, individuales y colectivas. El valor de la igualdad solo se convierte en un bien cuando sirve para regular determinadas relaciones laborales, políticas, ideológicas, sociales o entre sexos. Cuando los valores son únicamente abstractos e intangibles, resultan irrelevantes.

Antes de finalizar permitidme amigas que exponga brevemente la TEORIA DE LA DOBLE VERDAD que es una idea filosófica desarrollada por el filósofo Averroes que habito en Córdoba en el siglo XII y para Europa fue el filósofo musulmán por excelencia. Sostenía Averroes que hay dos clases de verdades, unas son universales y otras son privadas. Las primeras son válidas para todas, todos y las segundas son validas solo en primera persona. Verdad es la adecuación de lo que se piensa o se dice con lo que es. Podríamos decir, simplificando, que todo lo que se presenta como evidente puede identificarse como verdadero. Pero vivir en la verdad no supone ni mucho menos vivir en un credo científico o religioso, sino mantener una actividad continua de verificación. Cuando a mediados del siglo IV la cristiandad se estremecía bajo el embate de la herejía arriana que negaba la divinidad de Jesús, San Antonio Abad aseguró haber visto dicha divinidad de Jesús. Esa sería una verdad de fe, una evidencia privada que no permite comprobación. Otro ejemplo más actual lo encontramos en los NEW BORN, RENACIDOS. El mismo presidente Bush asegura que renació gracias a Dios. Nada hay que opinar sobre su experiencia privada, pero cuando asegura, para colmo de males, que Dios le dio la orden de atacar Irak debemos distinguir entre no discutir lo que al iluminado presidente de los Estados Unidos sintió privadamente, pero debemos oponernos con rotundidad a que una verdad privada, su verdad privada, le permita tomar una decisión que me afecte a mí, a nosotros, a cualquier otra persona.

El campo de aplicación de una verdad privada debe ser privada. Así, amigas, si aplicáis estos argumentos a otros casos comprobaréis que una persona religiosa puede acomodar perfectamente su vida a sus creencias, puede explicarlas, pero en lo que afecta a los demás tiene que someterse a las verdades universales. Las únicas que podemos todos compartir.

Es lo que Max Weber definía como ética de la intención y ética de la responsabilidad. La primera es la ética de la convicción y de los principios, mientras que la segunda es la ética de las consecuencias. En la ética de la intención, el cristiano, por poner un ejemplo, actúa bien y remite a Dios las consecuencias de sus acciones. Por ello la ética de la intención es una ética típicamente religiosa y podríamos añadir que mientras la fe se puede permitir el lujo de la ética de la intención, ese es un lujo que no puede permitirse la política moderna. La ética de la intención es una ética emotiva, formada por sentimientos y tiene su legitimo espacio en la moralidad individual y en la predicación religiosa pero se convierte en una ética inaceptable en el espacio ético-político. Porque es demasiado fácil rechazar la responsabilidad por los efectos de nuestras acciones. Porque en política las decisiones se toman para todos solo por algunos, los políticos, y los ciudadanos y aun en mayor medida los súbditos están sometidos a decisiones que les afectan tomadas por los que están mas arriba. Así podríamos concluir que lejos de la esfera individual o privada la ética de las intenciones es incluso una ética irresponsable.

Afortunadamente para todas ustedes las intervenciones que se desarrollaran a lo largo de este seminario abordaran temas concretos y complejos, sobre los que coincidiremos o habrá divergencias, por ello he creído que reflexionar sobre el marco general en el que nos movemos podía ayudar a la comprensión del porque las mujeres que hoy asistimos a este seminario parecemos tan diversas cuando en realidad tenemos problemas tan comunes y la diferencia se encuentra se encuentra en realidad, no en los problemas que tenemos las mujeres de todo el mundo, sino en el análisis y la forma en que decidimos plantearlos y resolverlos.

Para finalizar permítanme una verdad que aún pareciendo privada es realmente un verdad universal. Solo nosotras podemos arreglar la locura de un mundo que solo gobiernan ellos, los hombres.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

A %d bloguers els agrada això: