¿QUO VADIS CATALUNYA?

Anna Balletbò. 17/04/2007

Nadie duda de que las relaciones Catalunya – España no pasan por su mejor momento. No es la primera vez que ello sucede ni a lo largo de la historia ni más recientemente desde la transición. En cierto modo no deja de ser lógico que transitemos por distintos periodos, algunos de ellos no especialmente favorables. En esta ocasión sin embargo, y detrás de las polémicas sobre el independentismo, el reportaje de Tele Madrid, la pregunta de que pasara si el Tribunal Constitucional cuestiona algún articulo del Estatut de Cataluña, etc. me temo que hay algo más que una batalla política. Pienso que lo que estamos en realidad librando es un pulso por la hegemonía económica y cultural.- la hegemonía política en España nunca ha sido una especialidad catalana.

Hace unos años había una creencia extendida que sin duda respondía en parte a la realidad que indicaba que Madrid era la capital política y del funcionariado mientras que Catalunya disponía de la hegemonía económica, editorial, cultural, de producción cinematográfica, etc. Poco a poco, y en especial en los últimos 15 años, Madrid ha ido perdiendo su matriz funcionarial y se ha ido convirtiendo en una potente capital europea. Más aún. Madrid se ha convertido ya en la capital de la península Ibérica y en una capital hispanoamericana. Y aquí, sin querer ofender a nadie, incluyo a los portugueses. El mega proyecto de la nueva Terminal 4 del Aeropuerto de Barajas es en parte la consolidación de una realidad y de una ambición futura que no es otra cosa que convertir Madrid en el gran centro de tránsito aéreo de la Europa del Sur. Y, como consecuencia, de obtener la hegemonía respecto al Aeropuerto de Barcelona, y también del de Lisboa.

Los grandes grupos constructores españoles, las empresas de servicios y algunos bancos : BBVA, Santander Central Hispano, FCC, Sacyr-Vallehermoso, Repsol, etc. han extendido su negocio a Latinoamérica. Solo una empresa catalana, Abertis, se está extendiendo también a Latinoamérica y Portugal.

Otra empresa como FCC que tiene la sede en Barcelona, pero el poder de decisión en Madrid, también zascandilea con éxito al otro lado del Atlántico. Ahora las grandes empresas españolas acarician el sueño de saltar a los Estados Unidos. Bastantes Estados, entre ellos Texas, Virginia, Florida, Oregón, Carolina del Norte, California, Georgia e Illinois, van a construir o renovar sus infraestructuras en los próximos años. A principios del 2007 había 80 proyecto licitados o pendientes entre carreteras, puentes, túneles, aeropuertos, puertos y líneas ferroviarias. De momento, de los 15 proyectos ya adjudicados, podemos citar la presencia de la empresa CINTRA, que junto con el banco australiano  MACQUARIE se ha llevado la autopista Indiana-Toll-Road por 3850 millones de euros por 75 años, y la Chicago Sky-Way por 1800 millones de euros, cuyo contrato conlleva la construcción y posterior gestión hasta el 2104. Según la consultora ADEINFRA (Asesores de Infraestructuras) en la totalidad de los concursos hay presencia española de CINTRA, ACS, OHL, Sacyr, Acciona y FCC. Más aún Ferrovial, la matriz de CINTRA, ya se alió con empresas norteamericanas en el año 2005 adquiriendo Webber. ACS ya tiene dos pies puestos en EEUU a través de la alemana HOTCHIEF. El año pasado, OHL compró dos empresas constructoras de Texas, y FCC esta buscando un socio local importante porque desea desembarcar a lo grande a través de su división de infraestructuras Global Via. Podríamos añadir más cosas, como que la constructora de Florentino Pérez, ACS, ya hace diez meses está construyendo cuatro túneles en el barrio de Queens (en Nueva York) para unirlo con la estación central de Manhattan. Y también está rehabilitando presas, ampliando carreteras, etc.

¿Y nosotros desde Cataluña como lo llevamos? Pues para ser moderada diría que “de vuelo gallináceo”. El acto en favor del Aeropuerto del Prat fue un acto interesante, pero como decimos en catalán “una flor no fa estiu”.

Me pregunto como podemos estar dentro de 10 o 15 años si entre todos, y cuando digo todos digo partidos políticos (y aquí excluyo al PP y a Ciutadans per Catalunya, que parecen no estar precisamente por la labor), empresas, instituciones y sociedad civil, no ponemos toda la carne en el asador para romper el techo de cristal y dejamos de darnos por aludidos de la cantidad de estupideces con que nos tienen entretenidos mientras ellos cortan el jamón de Jabugo. Está claro que el poder y el futuro no se ganan con declaraciones en los periódicos ni con titulares. Más bien diría que se ganan con un método totalmente contrario, y sobretodo se ganan haciendo aliados. Con el enemigo no hay que perder el tiempo. No lo vamos a convencer. Pero buscar al amigo y convencer al indeciso puede ayudarnos a dar un cierto vuelvo a la situación actual.

Me precio de conocer bastante Madrid y mucho Catalunya, donde he nacido y he vivido siempre y creo que no vamos tampoco bien despreciando de forma genérica al que consideramos adversario.

Lo peor que nos está pasando es que con todo el “guirigay” en el que llevamos sumergidos desde hace algún tiempo hemos enseñado lo vulnerables que podemos ser, y ahora ”los más amigos” no solo han dejado de preocuparse por lo que desde Catalunya seamos o no capaces de hacer respecto a España, sino que han empezado a compararnos con los amigos portugueses y dicen “les preocupa” que podamos caer en una depresión colectiva y una frustración de decenios.

En que “simpáticos adversarios” nos estamos convirtiendo.