VIII Encuentro de la Murtra: El papel de la mujer en los países islámicos

Badalona, 29 de septiembre de 2012

Intervención Anna Balletbò

 

Buenos días a todos,

Amigo Alberto Virella, Director de Cooperación para África, Asia y Europa Oriental de la AECID; amigo Miguel Jurado, teniente de Alcalde del ayuntamiento de Badalona; ponentes, asistentes y, permítanme, una mención especial a quienes han llegado de más lejos, Meriem Ben Younes, de Túnez; Samira Hadjdjilani, de Argelia, y Said Kirhlani, de Marruecos. A todos, gracias por acompañarnos en el VIII Encuentro de la Murtra.

En nombre del Patronato de la Fundación Internacional Olof Palme quiero señalar el esfuerzo que representa, en la situación económica que estamos atravesando, mantener estos Encuentros que constituyen un gran esfuerzo para nuestra institución y una inversión importante en estos momentos de crisis. He hablado de inversión, no de gasto, porqué trabajar en y a favor de la Mujer y de los países musulmanes es un acto en favor de los derechos de las personas y los pueblos y, también, en favor de la justicia, los Derechos Humanos y, hay que reconocerlo también, en favor de nuestros propios intereses. Gracias también a nuestros colaboradores y sponsors que hacen posible el Encuentro de la Murtra: Ayuntamiento de Badalona, Fundació Rafael Campalans, Universidad Autónoma de Barcelona, Arquebisbat de Barcelona, IEMED, Centre Euroàrab de Barcelona, El Periódico y AECID.

Hoy más que nunca, en una Europa en crisis, tenemos la obligación de mirar a nuestros vecinos del Magreb y prestar atención a lo que allí sucede para ayudar a que consoliden sus demandas.

Los países llamados Occidentales olvidamos que tenemos la gran suerte de “estar en crisis”. No es una ironía, es simplemente un punto de vista distinto. Los países que están en crisis lo están porque antes no lo estaban y, si no lo estaban, es debido a que hemos tenido la oportunidad de crecer y desarrollarnos muy por encima de las posibilidades que han tenido nuestros vecinos.

 

 

Precisamente de nuestros vecinos decimos que están en un periodo de revolución, o que viven un periodo de cambio, o que están en una “Primavera Árabe”… todo el mundo sabe que la primavera es una estación que sigue al invierno. ¿Cuántos años llevan nuestros amigos vecinos en pleno invierno? Muchos, demasiados.

En realidad, lo que venimos a denominar como crisis en España, Italia, Francia, Inglaterra e, incluso, Estados Unidos no es una crisis en el sentido tradicional de ciclos económicos: largos periodos de crecimiento y algunos años de estancamiento o recesión. Es imposible entender lo que nos está sucediendo sin contemplar la aceleración que la actual “crisis” ha provocado en tendencias que ya se estaban produciendo. En los últimos 15 años algunas economías emergentes se han consolidado política y económicamente, hasta el punto que están en condiciones de financiar el mundo desarrollado.

Estamos viviendo un cambio geopolítico y geoeconómico de primera magnitud. Aunque Estados Unidos sigue siendo la principal potencia mundial, los cambios económicos de los últimos años han limado también su poder y capacidades mientras su competidor, China, crece. Precisamente, anteayer regresé de 10 días en China. No es la primera vez que viajo a dicho país, pero la potencia de Beijing, Shanghái, Shenzhen y Hong Kong, junto con la juventud de sus habitantes, es impresionante. Están cerca de los 1.400 millones de habitantes y empujan, lógicamente, para mejorar su bienestar económico.

¿Y qué pasa en los países musulmanes?, ¿qué sucede en el Norte de África? Sencillamente, que el afán por ganar sus derechos democráticos en el camino de conseguir mejoras económicas, también es imparable.

Permítanme que hable brevemente del papel de la mujer en dichos países. Estoy plenamente convencida de que el camino a la democracia en Túnez, Marruecos, Egipto, Libia, Argelia,… tiene como condición “sine qua non”  el que las mujeres no queden al margen del proceso. No es concebible un camino hacia los derechos de la ciudadanía, si más del 50% de dicha ciudadanía está al margen.

No nos corresponde a nosotros aconsejar qué deben hacer ustedes para hacer compatible su religión, el Islam, con los Derechos Humanos y de ciudadanía de las mujeres en sus países. No es un camino fácil, pero de ustedes, mujeres y hombres, pero sobretodo de ustedes las mujeres, va a depender que el proceso de transformación que están viviendo se consolide y sus países progresen y participen en esta mesa de reparto que es nuestro mundo actual.

No hay que olvidar que una cosa es lo que los fundadores de nuestras religiones decían y otra cosa el uso que los representantes de las Iglesias aplicaban o aplican. En el Cristianismo en general y en el Catolicismo en particular, a las mujeres también se nos ha sometido durante siglos, porque una cosa es el sentido puro de las religiones y otra muy distinta los intereses masculinos de sus representantes y representados.

Durante la Transición Española las mujeres buscamos alianzas y trabajamos duramente para estar presentes en el mundo de la política, la empresa y las organizaciones sociales. No es fácil, porque ellos sabrán encontrar mujeres para colocar en puestos clave que, aún siendo mujeres, defiendan posiciones masculinas. No importa, pero serán mujeres y de ustedes también va  a depender que estas sean cada vez menos y que ustedes sean cada vez más y, también, que ustedes sepan influir en ellas.

La Fundació Internacional Olof Palme y todo el equipo de profesores, patrones y colaboradores está a su disposición para ayudar en todo lo que podamos, pero el protagonismo corresponde a las mujeres de los países musulmanes, a quienes desde aquí deseamos muchos éxitos.

Muchas gracias

 

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

A %d bloguers els agrada això: