Debat públic “Hi ha Dret a la Secessió?”

Aula Magna de la Universitat de Barcelona, 14 de Maig de 2014

 

Intervenció Anna Balletbò

Bona tarda a tothom,

En primer lloc agrair a la Universitat de Barcelona que ens hagi facilitat poder celebrar aquest Acte avui amb Allen Buchanan. Moltes gràcies doctor Bilbeny, Diputats, amics regidors, Catedràtics, Professors, gent interessada en el tema, gracies a tothom. Thank you Mr. Buchanan to accept to be today in Barcelona in this complicate moment to give your speech.

El 1991 a una llibreria de George Town vaig descobrir el llibre d’Allen Buchanan, “Secession. The Morality of Political Divorce”. M’interessava el tema com no pot ser d’altre manera però haig de confessar que mai hagués pensat que m’arribés a interessar tant.

La Fundació Internacional Olof Palme que tinc l’honor de presidir ha cregut que no podia restar al marge d’un debat que a favor o en contra interessa a tots els catalans, a tots els espanyols i a tots els europeus. La Fundació que ha treballat en temes de mediació internacional tenia el deure de contribuir en el debat aportant els coneixements del Dr. Buchanan, reconegut expert internacional en la matèria, i alhora facilitar que s’obrís un debat posant damunt la taula les diferents visions acadèmica que hi ha sobre el tema a casa nostra.

Una breu reflexió. La diferència que caracteritza l’ésser humà respecte a altres animals, és la capacitat d’imaginar el futur.

Com saben vostès, els animals estan alerta davant el perill imminent, proper, immediat…, però nosaltres no, nosaltres hem après a mirar més lluny en l’espai per veure el perill abans de que arribi.  Hem après també a mirar lluny en el temps. La utopia, aquest saber mirar lluny en el temps, ens ha servit també per imaginar els perills amagats en el present.

Les noves tecnologies, els smartsphones, els tuits, etc …, ens impulsen a desfer el camí que hem recorregut durant segles, per centrar-nos en l’instant no humà i això ens pot acostar a altres espècies, domesticades, adaptades i entretingudes,  oblidant la gran característica que ens singularitza, la capacitat d’imaginar el futur.

La presència del Dr. Buchanan ens ha permès contactar amb Catedràtics, Professors, experts, polítics, etc per tenir un debat en comú.

Compto amb la seva col·laboració per a que aquest Acte sigui clarificador, almenys de les diferents postures i dels pros i contres de les diferents alternatives.

La mecànica acordada per l’Acte serà donar la paraula en primer lloc a Allen Buchanan per 30 minuts i a continuació donarem la paraula a Jaume López, Professor de Ciència Política de la Universitat Pompeu Fabra i a Joan Botella, Catedràtic de Ciència Política de la Universitat Autònoma de Barcelona per a que facin una intervenció d’entre 10 i màxim 15 minuts.

Passarem la paraula a continuació a la primera fila on tenim sis especialistes de primer nivell: Joan Vintró, membre del Consell Assessor per a la Transició Nacional; Susana Beltran, professora de Dret Internacional Públic de la Universitat Autònoma; Marc Sanjaume, professor del Departament de Ciències Polítiques de la Universitat Pompeu Fabra; Joaquim Coll, professor de la Universitat de Barcelona; Neus Torbisco, professora de Dret de la Universitat Pompeu Fabra i Rafael Arenas, Catedràtic de Dret Internacional Privat de la Universitat Autònoma de Barcelona. Tots ells tenen diferents punts de vista i tindran 5 minuts cadascun per exposar-ho.

El professor Buchanan tindrà la possibilitat de puntualitzar o contestar als que han intervingut durant uns 15 minuts.

Finalment desitgem poder donar la paraula al públic per fer preguntes i demano que siguin això, preguntes concretes dirigides al Dr. Buchanan que segur les contestarà amb molt de gust.

Fins aquí el meu paper com a conductora de l’Acte abans de que el nostre Degà el clausuri.

Vull informar que malauradament no disposem de traducció simultània però tenim aquí a la Sílvia que farà una feina exquisita per tal que el professor Buchanan entengui tot el que es diu. Poden parlar en català, en castellà o en anglès tot i que sàpiguen que la llengua forta del Dr. Buchanan és l’anglès i que entén una mica el castellà.

Gràcies a tots vostès i ens hi posem.

Dr. Buchanan, you have the floor.

X Entrega de Medallas de la Fundación Internacional Olof Palme a Jody Williams, Jacques Delors y Felipe González

Saló de Cent de l’Ajuntament de Barcelona, 10 de abril de 2014

Intervención de Anna Balletbò

 

Senyor Alcalde, President González, Senyor Yves Bertoncini, Jody Williams, Regidors, Cos Diplomàtic, Autoritats, amics tots.

És un plaer reunir-nos un any més en aquest magnífic Saló de Cent de l’Ajuntament de Barcelona, guardià fidel de la història de la nostra ciutat i vinculat de manera entranyable a molts capítols de la nostra història personal.

Hoy estamos aquí para rendir homenaje a tres personas que son a la vez tres buenos amigos: el Presidente Felipe González, el Presidente Jacques Delors, que por motivos de una reciente operación no ha podido desplazarse a Barcelona como era su deseo y ha delegado en el Sr. Yves Bertoncini su representación, y la Premio Nobel de la Paz, Jody Williams. Gracias por haber aceptado el homenaje de la Fundación Internacional Olof Palme y con él el de toda la ciudad de Barcelona encabezada por el Alcalde y amigo Xavier Trias.

Jody Williams es una luchadora y activista de los Derechos Humanos desde hace muchos años. Nuestros amigos suecos le otorgaron el Premio Nobel de la Paz en 1997 por su trabajo y esfuerzo en favor de la Prohibición de las Minas Antipersona (International Campaign to Ban Landmines). La vocación de Jody empezó años antes, cuando decidió dejar su trabajo de profesora de inglés en Méjico, Londres y Washington para dedicarse plenamente al trabajo humanitario en organizaciones de ayuda y cooperación internacional. Hasta 1986 fue coordinadora del “Nicaragua-Honduras Education Project” y posteriormente fue nombrada subjefa del “Medical Aid for El Salvador”, organización caritativa con sede en Los Ángeles y donde trabajó hasta 1992 cuando empezó como activista de la organización entonces recién creada Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Antipersona.

El momento culminante para los objetivos de esta organización fue la formulación de la Convención Internacional para la Prohibición de Minas Antipersonales en el Tratado que se firmó en Ottawa en 1997.

Cuando la Fundación Internacional Olof Palme trabajó en Kosovo, de julio de 1999 a octubre del 2001, ayudando primero a los refugiados kosovares que se habían desplazado a Albania y posteriormente reconstruyendo cuatro escuelas en: Gurrakoc, Gremnik, Siceve y Protrik, tuvimos primero que identificarlas con la ayuda de las fuerzas españolas incorporados en la Kafor y posteriormente desminarlas. Fue en la zona de Istok, Pega y Klina, que conectamos por primera vez con el horror de las minas antipersonas. Conocimos a niños y niñas con las piernas amputadas y con unas modestas muletas hechas de madera, sonrientes cortesmente pero con los ojos tristes por un destino no merecido. Algunos lamentablemente no los pudimos ni siquiera conocer, no habían sobrevivido. Trabajamos con la Organización noruega Norwegian People’s Aid que se ocupó de desminar las zonas y con la colaboración de los militares españoles en la reconstrucción de las escuelas. Fue entonces cuando supimos de la lucha de Jody Williams y en este mismo momento empezamos a quererla.

Por toda su trayectoria, porque es una de las pocas mujeres que ha obtenido el Premio Nobel de la Paz, por su empeño en trabajar para lograr el reconocimiento de las mujeres que luchan para cambiar el mundo en el campo de la justicia, la igualdad y la paz, el patronato de la Fundación Internacional Olof Palme se complace hoy en otorgar a Jody Williams nuestra pequeña contribución como reconocimiento de nuestra Fundación y de nuestra querida Barcelona.

 

Jacques Delors es un francés internacional y un dirigente político de primera fila. De origen humilde, socialista de corazón y de práctica, fue Ministro de Economia y Finanzas de Francia y en 1985 asumió la Presidencia de la Comisión Europea apoyado por los dirigentes François Mitterrand y Helmut Kohl.

Batallador incansable a favor del ideal europeo, bajo su mandato la Comisión Europea pasó de 10 a 14 países. El 1 de noviembre de 1993 entró en vigor el Tratado de Maastrich que transformó la Comisión Europea en Unión Europea y una vez culminado este objetivo, Delors dejó sus funciones.

Trabajé con Jacques Delors como Secretaria General de la Fundación Internacional Olof Palme de 1992 a 1995 formando parte de la Comission on Global Governance, para la reforma de las Naciones Unidas. Fue un auténtico honor. Podría explicarles múltiples aportaciones de Jacques Delors a dicha Comisión pero basta que les indique dos de ellas.

Jacques Delors defendió, dos grandes ideas. La primera impulsar un Consejo de Seguridad Económica que debía financiarse con un impuesto internacional sobre las transacciones en divisas, (una readaptación de la Tasa Tobin), y que también incluirían una base imponible internacional para los beneficios de las compañías multinacionales. La segunda idea era la imposición de una tasa por el uso de los recursos globales comunes, the Global Commons: rutas aéreas, rutas marítimas, espectro electromagnético, etcétera, para obtener recursos económicos para objetivos globales.

Estamos hablando de 1995, hace casi 20 años.

Durante los últimos tiempos me he acordado especialmente de las propuestas de Jacques Delors en especial tras el colapso económico que se produjo el 15 de septiembre de 2008 a raíz de la caída de Lehman Brothers, y de las consecuencias encadenadas que han desembocado en una grave crisis que todavía estamos padeciendo.

Delors defendía, que además de las amenazas militares, había grandes amenazas económicas y su voracidad y velocidad gracias a internet podían acabar destruyendo países y condenando a millones de personas a la miseria: ¿les suena?

Por su generosidad, por su sabiduría, por su saber hacer, la Fundación Internacional Olof Palme quiere rendir homenaje a este hombre irrepetible que a finales de 1994 en un almuerzo en Bruselas me decía muy serio: “ayúdeme a convencer a Felipe González para que acepte sustituirme al frente de la Unión Europea”.

Felipe, tu amigo Delors estaba seriamente preocupado, adivinando tal vez la falta de liderazgo que podríamos sufrir. ¿Pero cómo podía yo convencerte Felipe, si no te había convencido todo un Jacques Delors?

Nunca pensé que pudiera llegar el día en que tuviera que presentar a Felipe González Márquez.

Es un gran honor y un gran compromiso. Con Felipe González he vivido toda mi trayectoria parlamentaria de 1980 al 2000. La Transición española, el golpe del 23-F, la transformación del Estado franquista en un Estado Democrático, la extensión de la sanidad a todos los ciudadanos españoles, la reforma de la enseñanza, la entrada en la Comunidad Económica Europea, las mayorías absolutas y las mayorías relativas. Los pactos con Convergencia i Unió, qué tiempos aquellos, la victoria del Partido Popular con José María Aznar, la cena en la entonces llamada Asociación de la Prensa aquí en Barcelona en 1979 en que anunciaste que el PSOE abandonaría el marxismo y evolucionaría hacia la socialdemocracia reformista… Es una lista interminable de proyectos conseguidos, pero sí quiero resaltar también que nos ayudaste a poner España y a Barcelona en el mapa del mundo.

Felipe González es sin duda el principal responsable de la existencia de la Fundación Internacional Olof Palme. Disculpen la descortesía de personalizar pero se hace inevitable. Cuando en el verano de 1985 viajó a Suecia, yo era Vicepresidenta de la Asociación de las Naciones Unidas de España y le pedí si podía entregarle a Olof Palme una carta en la que la Junta le otorgábamos el premio anual de nuestra asociación sugiriéndole que debía conseguir que el Primer Ministro sueco viniera a recogerlo personalmente.

Como no podía ser de otra forma Felipe lo convenció y el Acto se celebró en Badalona el 15 de noviembre de 1985. Menos de tres meses después, el día 28 de febrero de 1986 el Primer Ministro Olof Palme moría asesinado en las calles de Estocolmo. El impacto fue tremendo, lo habíamos conocido de cerca a él y a Lizbeth. Habíamos paseado por el barrio gótico, por la Plaza del Rey, aquí al lado, donde había una exposición sobre la CNT que él visitó muy interesado. Habíamos estado en el Museo Picasso… y había muerto asesinado en Estocolmo, en la puerta de un cine al que había ido con su esposa. Decidimos crear la Fundación para mantener vivo su legado y Felipe aceptó formar parte.

Tras tu aceptación Felipe, todo fue fácil, convencimos a Lisbeth Palme y vencimos algunas resistencias oficiales suecas, no ocultaré que era un momento complejo porque la investigación para el esclarecimiento del asesinato estaba muy caliente. Convencimos a Willy Brand, convencimos al Secretario General de las Naciones Unidas Javier Pérez de Cuéllar y poco a poco creamos la Fundación. El amigo y Alcalde de Badalona, Joan Blanch, ciudad donde celebramos el Acto de entrega del premio a Olof Palme, y fallecido hace pocos días, decía con picardía que convencer a un Secretario General de Naciones Unidas para que se desplazara a Badalona era un milagro pero convencer a dos, también logramos llevar a Butros Butros Gali, era metafísicamente imposible. Pero también lo logramos. Gracias Presidente por haber apoyado siempre nuestro trabajo y nuestras iniciativas en defensa del ideario de Palme a favor de los Derechos Humanos, de la resolución de conflictos y de los valores de paz y convivencia.

Gracias Felipe, gracias por todo lo que has hecho y lo que te queda por hacer.

Antes de finalizar quisiera compartir con ustedes unas reflexiones sobre los valores que unen a nuestros tres homenajeados. Los tres son capaces de imaginar un futuro utópico positivo. Sé que para muchos, empezando por la obra de Georges Orwell, es más fácil imaginar lo peor que lo mejor y ese pesimismo que en un momento nos podía parecer la obra de un escritor realista, se ha convertido en los últimos años en el estado general de la ciudadanía mundial.

Hoy muy pocos se atreven a ver nuestra época en su totalidad ni a proyectarla hacia el futuro. A nuestros pensadores y políticos se les pide que opinen sobre cualquier tema o banalidad que entre en un tuit de 140 caracteres.

La característica que diferencia a los seres humanos de otros animales es la capacidad de imaginar el futuro. Los animales están alerta ante lo inminente, su futuro es inmediato, cercano, como un instante presente pero nosotros no, nosotros aprendimos a mirar lejos en el espacio para ver el peligro antes de que se acercara, supimos también mirar lejos en el tiempo. La utopía, ese mirar lejos en el tiempo, nos sirvió también para imaginar los peligros escondidos en el presente. A veces siento desasosiego viendo como de la mano de los smartphones o de las operaciones bursátiles a altísima velocidad, High Frequency Trading, que deciden el 61% de las operaciones de Wall Street y capaces de manipular el mercado de forma no ética, hayamos empezado a desandar el camino para centrarnos en el instante no humano y ello nos acerque a otras especies y domesticados, entretenidos, adaptados y pasivos olvidemos la gran característica que nos singulariza.

Tomemos ejemplo de nuestros tres galardonados de hoy. Ellos cultivan la utopía y han sabido ordenar el tiempo de la singularidad que eran, logrando objetivos inimaginables en favor de muchos.

Debemos ser capaces de responder de nuevo a los retos presentes y futuros. Tenemos que encontrar la clave y la fuente de todas las motivaciones para revelarnos, para no conformarnos, para actuar de forma individual y colectiva.

De esto depende, queridos amigos, el destino de nuestra sociedad democrática como sociedad de personas. Debemos buscar y encontrar los caminos y para ello tenemos que alejarnos de creencias inmóviles, cuestionar lo injusto y mirar lejos en el tiempo para que un presente a corto no nos rompa la historia.

Muchas gracias